Comprando cosas de chicas. Taller sobre consumo y género

 

Si en un artículo anterior hablábamos sobre como afecta nuestras emociones a lo que consumimos. En este artículo hablaremos de la relación entre consumo y género. No me centraré en los clichés de género utilizamos en la publicidad, sino en como se dirigen las prácticas de consumo en relación al género y de como podemos realizar un consumo más consciente si conocemos dichas prácticas.

El género es una construcción sociocultural basada en los roles, valores y actitudes que se le atribuyen a hombres y mujeres, y sirve de patrón para orientar las prácticas de consumo de la sociedad. La mercadotecnia usa herramientas de comunicación diferentes para hombres y mujeres, porque interpretan que el estatus económico y social es diferente.

 

  Vamos a jugar: piensa en una marca de cereales para mujeres y en una marca de body milk para mujeres reales.

Si contestaste Special K y Dove has respondido como el 80% de las personas con las que he trabajado este taller. Ahora quiero que reflexiones en las siguientes cuestiones: ¿Los hombres no comen cereales o utilizan body milk? Esto es un ejemplo claro de como se orientan las prácticas de consumo. De esta manera nos dicen que una mujer quiere/debe estar delgada y guapa y las mejores marcas para ello son aquellas donde nosotras somos las protagonistas. Nos dan a entender que si realmente queremos tener una piel suave y hermosa es mejor usar la marca Dove, ya que se creo con una fórmula especial que ayuda a las mujeres “reales”.

De esta manera, y sin llegar a ser conscientes, vamos asimilando que existen marcas que convienen más a las mujeres y otras que convienen más a los hombres. Algo así como “marcas amigas de tu género” Así que la próxima vez que tu cabeza relacione una marca con tu género, piénsalo dos veces antes de comprarla.

Productos con género.

Actualmente, las mujeres rechazan las marcas que usan anuncios con imágenes femeninas estereotipadas. Los anuncios machistas ya no venden. Pero eso no significa que no se sigan usando estrategias de marketing centradas en el género.

                      El caso de la maquinilla de color rosa…

 

¿Sabías que un paquete de cuchillas rosas es más caro que un paquete de cuchillas azules? En 2014, el movimiento feminista francés Georgette Sand lo demostró en una iniciativa donde comparaban precios de varios productos dirigidos a hombres y mujeres.

womantax

 

La estrategia es clara, se venden productos considerados tradicionalmente como “masculinos” y se hace una versión femenina. En la mayoría de casos el producto es el mismo, cambiando únicamente el color o el estilo.

Encontrarás más ejemplos como este en twitter, bajo la etiqueta #Womantax

 georgette sand

 

No te dejes engañar, los productos no tienen género, no pagues más por nada.

 

 

 


Fuentes:

http://www.georgettesand.org/

http://blogs.elpais.com/mujeres/2014/11/no-a-la-tasa-rosa.html

Imágenes:

www.pixabay.com

https://twitter.com/search?q=womantax&src=typd

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies