El poder de la educación afectiva en el aprendizaje del alumnado

Aprendiendo a educar con afecto

 

El papel de la educación afectiva en el sistema educativo.

 
Pintura de la artista Pato Gil Villalbos
 
Educar desde la afectividad significa hacer uso de una serie de herramientas pedagógicas que buscan desarrollar las competencias emocionales del alumnado. Tradicionalmente, esta dimensión no ha tenido gran calado en el sistema educativo formal puesto que no se le ha atribuido una mejora para el éxito académico. Pero estudios recientes han puesto de manifiesto que la educación afectiva juega un papel esencial en el aprendizaje del alumnado. La educación afectiva involucra variables tanto cognitivas como afectivas: cognitivas, en cuanto a habilidades de pensamiento y conductas instrumentales para alcanzar las metas propuestas; afectivas, en tanto comprende elementos como la autovaloración, autoconcepto, etc. (Alcalay y Antonijevic, 1987: 29-32).

Incluir la dimensión afectiva en el currículum escolar conlleva beneficios no sólo al alumnado, sino también al profesorado y a la comunidad escolar en general.

 

  • Beneficios de la educación afectiva en el alumnado.

 

Una educación afectiva contribuye a mejorar el rendimiento académico. Esto se debe a que un alumno que trabaja en un ambiente de seguridad y afecto estará más capacitado para controlar el estrés y la ansiedad. Percibirá un ambiente de confianza con su profesor y el resto de sus compañeros, y eso le facultará para realizar una mejor gestión de sus emociones y, en definitiva, aumentar su estado de bienestar. 

Investigaciones recientes muestran que las personas más felices desarrollan una mayor autoestima y un mayor autocontrol conductual. Y por consiguiente, esto conlleva mejores rendimientos académicos. Un claro ejemplo de lo que hablamos se explica muy bien en este artículo sobre el caso del alumnado argentino, en el cual se interpretan los resultados del Informe PISA 2012. En el mismo se establece una relación directa entre el rendimiento académico y la felicidad del alumnado.

  • Beneficios de la educación afectiva en el profesorado.
Al igual que pasa con sus alumnos, el profesor trabaja en un ambiente de seguridad y afecto que le impulsa a ser más creativo, mejorando su rendimiento laboral. El educador desarrolla la habilidad de entender los comportamientos de sus alumnos y  eso le capacita para controlar sus propios sentimientos y actuar de acuerdo a ese entendimiento.
 
  • Beneficios de la educación afectiva en la comunidad escolar
La educación afectiva contribuye a mejorar la comunicación, el respeto y el entendimiento entre las personas.  Mejorando así las relaciones interpersonales, lo que conlleva una mejor convivencia en el aula y en  la comunidad educativa en general. 
 
 

¿Cómo impulsar la educación afectiva en el aula?


Educar con afectividad no es fácil. El educador debe ser un guía para su alumnado, y debe encontrar un equilibrio entre la autoridad que le confiere su papel y la flexibilidad que le exige su aula. Así pues, debe aprender a poner límites y adaptarse a los cambios al mismo tiempo. Aunque es una tarea realmente compleja y los que nos dedicamos a esta profesión nunca dejamos de aprender en este sentido, os dejo algunas pautas que nos ayudan a conseguir este propósito:

El Roto
  • La COMUNICACIÓN es la clave de la afectividad. ¿Qué os pasa?, ¿qué queréis? Esto nos permite lanzarle al alumno un mensaje claro: tu eres autónomo y yo confio en tiEl alumno se percibe a sí mismo como una persona competente y capaz, y esto se refleja en su actitud. Se atreverá a experimentar, a correr más riesgos y por supuesto tendrá más seguridad para expresarse y explorar nuevas posibilidades. Para ello resulta muy útil dejar un espacio para las críticas y comentarios del alumnado. Por ejemplo, dejando una hora cada cierto tiempo para comentar como avanza la clase, la existencia de un buzón de sugerencias o que el educador reparta un test de valoración entre los alumnos.
 
  • Ser FLEXIBLES con el alumnado en particular y con la metodología educativa en general. Ser flexible implica que el educador debe fomentar la empatía y la comprensión con sus alumnos. Esto no significa que no se establezcan límites. El educador, como guía, debe aprender a establecer una autoridad constructiva. Con ella contribuirá al óptimo desarrollo de la clase y ayudará a sus alumnos a comprender e interiorizar las normas de comportamiento sociaesl, así como su propio desarrollo intelectual.
 
  • Nuestro LENGUAJE CORPORAL habla por nosotros. Nuestro tono de voz y nuestra expresión puede invitar al alumno a participar en la clase, o por el contrario puede provocar su total rechazo. El acercamiento físico, por ejemplo a través de una simple caricia en el hombro, es una buena demostración de afecto que ayudará al alumno a sentirse integrado. Como educadora, me resulta mucho más exitoso tocar el hombro a un alumno que está interrumpiendo la clase que reprimirle en público. De esta manera el alumno siente que he respetado su intimidad y no lo he puesto en evidencia delante del grupo.

Otro truco que suelo usar es mirarles a los ojos cuando me hablan y asentir al mismo tiempo.  Los alumnos están acostumbrados a ser evaluados continuamente y tienen miedo de errar en sus respuestas. Si asientes ligeramente cuando te están hablando, notarás como ellos se  sienten más seguros y participan más en la clase. Del mismo modo, es importante hace un refuerzo positivo de sus participaciones en clase. Alabando sus reflexiones y destacando la importancia de su participación. Al reforzar de este modo su conducta se impulsa su continuidad a lo largo de todo el curso. Que importante es un “gracias por participar”, “qué bien lo has hecho”, “se nota que te has esforzado” o “me gusta trabajar en esta clase”.
 
Para terminar este artículo me gustaría recomendar un maravilloso documental donde se muestra que tal y como dijo Aristóteles: “Educar a la mente sin educar al corazón, no es educar en absoluto”

6 thoughts on “El poder de la educación afectiva en el aprendizaje del alumnado”

  1. No se ve ningún documental!! Qué lástima! Podrían decirme el nombre para que yo lo busque?? Soy docente del Profesorado y en la formación de formadores es fundamental preparar a los futuros docentes en la afectividad de la educación. Creo profundamente en que podemos hacer mucho por la sociedad desde las aulas! Gracias!

      1. Me encanta todo el trabajo que estáis haciendo para expandir y reflexionar sobre otros modelos educativos basados en el respeto del aprendiente dándole libertad para crear sus propios procesos sin ninguna imposición. Qué lástima que el futuro mercado no demande personas sino robots y que en un futuro vivamos de subsidios sufragados por las compañías que no necesitarán de nuestras habilidades ni talentos. En el mundo que ya está aquí, la educación será diferente pero no sé tristemente si servirá para mucho más que nuestro placer personal o como un artículo de lujo. Nuestros hijos han sido educados con mucha mayor libertad de la que nosotros gozamos, cuestionándonos, enfrentándose como todas las generaciones hemos hecho con nuestros padres, pero ni su educación ni sus libertades les van a servir de mucho en un mundo cada vez con menores recursos y opciones.
        Educar en valores, educación afectiva, inteligencia múltiples. !Qué bonito todo y qué complejo!

        1. Muchas gracias por tu comentario Maria. Es cierto que la educación formal tiende hacía la profesionalización y parece obviar otros tipos de inteligencias y valores, pero cada día hay más docentes que siguen otras líneas educativas. !Qué valor tienen!

Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Centro de preferencias de privacidad

Necessary

Advertising

Analytics

Other