Ideas, acciones, generadores del cambio.

Hace unos días estaba comprando en un supermercado cuando me fijé en una oferta de patatas. Estaba envuelta con tres envases, dos de los cuales eran superfluos y totalmente innecesarios. Miré a mi marido y le comenté que llevaba tiempo pensando que compramos productos con demasiados envases y que debíamos hacernos un plan de sostenibilidad para nuestro hogar (actualmente trabajo implantando planes de sostenibilidad en modelos de negocios y me parece que puede ser extrapolable a la gestión de una casa).

Mi marido estaba de acuerdo, pero le parecía que nuestra acción no tendría una repercusión real. Él cree que cada individuo debe actuar en base a sus creencias y principios, pero aunque miles de personas se comprometieran a comprar productos menos envasados sería enormemente difícil reducir la ingente cantidad de envases que se producen cada día. Entiende que ese cambio debe originarse en las empresas y administraciones públicas para conseguir un verdadero impacto.

POSTCARDPOLITICS -http://www.postcardpolitics.org/-
POSTCARDPOLITICS -http://www.postcardpolitics.org/-

Antes de seguir creo que es necesario explicar a que nos dedicamos cada uno: yo soy educadora ambiental y él trabaja con empresas sociales. Y creo que esta es la explicación de nuestros respectivos posicionamientos.

Según su punto de vista, en este caso la sociedad no podrá experimentar un cambio en sus hábitos hasta que las empresas se comprometan a ofrecer una alternativa real (ambos teníamos en la cabeza el caso del supermercado alemán que no genera envases) ¿Cómo consigue una persona comprar productos menos envasados si ningún supermercado los ofrece? Entiendo su postura y creo que tiene toda la razón, pero yo le explicaba que antes de una acción debe haberse generado una idea. Una empresa puede ser sostenible por dos razones: o bien porque la persona responsable está comprometida con el Medio Ambiente, o bien porque cree que es un nicho de mercado sin explotar, o por las dos cosas. Si es por la primera, en algún momento tuvo un modelo de conducta o un educador/a ambiental que le sensibilizó acerca de los problemas ambientales. En el segundo caso es una masa crítica y posicionada la que le ha hecho entender que tienen necesidades insatisfechas.

En resumen, para que existan personas generadoras de cambio (empresarios, políticos, activistas, etc.) se necesita crear una serie de ideas, difundirlas y posicionarlas entre la población.

Nosotros tenemos las ideas, comulgamos con los principios de la ecología, ¿pero realmente nos comprometemos? He participado en la creación del diagnóstico social de dos Agendas 21 y en ambas he llegado a la misma conclusión: mientras que la mayoría de las personas se muestran afines a los principios ecológicos, tales como el reciclaje, por un motivo u otro, muchas de ellas confiesan no reciclar. ¿Por qué pasa esto? Porque el paso entre la asimilación de ideas y la transformación en agentes generadores de cambio es el activismo; comprometerte con tus ideas y actuar de acuerdo a ellas. Pasar del “hay un problema” al “voy a contribuir a minimizar el problema”. Y eso no se consigue de un día para otro. Ni la persona más motivada puede cambiar sus hábitos de manera inmediata. Se trata de hacerlo poco a poco, con tranquilidad y sin obsesionarse, pero teniendo claro la meta.

Diagrama ideas-acción-cambio

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Centro de preferencias de privacidad

Necessary

Advertising

Analytics

Other