La comunicación ambiental en las PYMEs

Uno de los trabajos que desarrollo actualmente es en el Centro Asesor Ambiental del Ayuntamiento de Málaga, donde asesoro empresas para ayudarlas a mejorar la gestión ambiental de sus establecimientos. Desde que empecé en este proyecto he trabajado con empresas de todos los sectores económicos y de todos los tamaños: multinacionales, asesorías, centros médicos, restaurantes o pequeños comercios entre otros. Y he llegado a la conclusión que muchas de ellas, sobre todo las más pequeñas, llevan una serie de buenas prácticas ambientales que no llegan a comunicar a sus clientes.

Imagen extraída de http://b-green.pe/
Imagen extraída de http://b-green.pe/

¿Por qué se debe comunicar?

1      Cada día más personas toman sus decisiones de compra basándose en la conservación del medio ambiente y el cumplimiento de los derechos humanos. Mientras que la crisis golpea a todos los sectores económicos, en España se ha aumentado un 7% el consumo de productos ecológicos desde 2011* y los expertos vaticinan que seguirá creciendo un 12,5 anual hasta el año 2020. El dueño de un restaurante ecológico me contaba el otro día que sus clientes suelen relacionar productos ecológicos con salud y bienestar. Si una empresa hace mal las cosas no es raro que sus consumidores habituales la castiguen, como en el caso de Zara que en 2011 fue salpicada por un escándalo de esclavitud en Sao Paulo. A partir de entonces en Brasil las ventas bajaron drásticamente.

Recientemente he trabajado con una empresa que compra el 80% de sus materias primas a proveedores de su ciudad. El dueño me explicaba que lo hacía porque entiende que es su deber, como empresa y ciudadano, contribuir al desarrollo de la economía de su localidad, y de paso se ahorra los gastos de transporte y contribuye a reducir el consumo de petróleo. Me pareció maravilloso que demostrara ese compromiso; como consumidora me gusta conocer estos detalles para elegir donde gasto mi dinero. Pero sólo yo lo sabía, porque en su web se informa sobre sus servicios, su ubicación y el modo de contactar, pero no se explica su filosofía ni como se gestiona la empresa. No hace falta vender un producto o servicio ecológico para contribuir con un modelo de economía sostenible, podemos contribuir a través de una óptima gestión de la energía, el agua, los residuos, o como en este caso, implantando una política de proveedores local. Sea cual sea la actividad de la empresa se puede contribuir a promover la sostenibilidad y debe ser contado para que el ciudadano elija donde consumir.

2         Si una empresa informa a sus clientes que recicla todos sus residuos o que limpia las instalaciones con productos biodegradables, está realizando una acción de educación ambiental. ¿Qué nos diferencia de otros países dónde todos sus ciudadanos están muy concienciados? Una cultura de base de muchos años de tradición. O sea, nos falta asimilar como cotidianas tareas como reciclar, apagar las luces, ahorrar agua, etc. Y es más fácil de asimilar si cada día lo voy viendo en mi entorno cotidiano, como el bar donde desayuno, donde pone un cartel en el baño que me recuerda que cierre el grifo y que tire el papel higiénico a la papelera. Yo como ciudadana lo voy interiorizando y empiezo a realizar esas buenas prácticas ambientales como si fueran una norma de comportamiento social más. Así que las empresas que comunican sus buenas prácticas están realizando una labor de concienciación y educación ciudadana.


¿Cómo se puede comunicar?

Cuando le conté al empresario lo importante que era comunicar sus acciones me miró escéptico. Creemos que una campaña de comunicación ambiental debe tener detrás un equipo de marketing con un elevado presupuesto para posicionarte como empresa “verde”. Pero yo no hablo de campañas de publicidad, sino de contar a nuestros clientes con honestidad lo que hacemos cada día para mejorar nuestro entorno.

1       Usa los medios de comunicación que tienes a tu disposición.
Casi todas las empresas tienen una página web o gestionan las redes sociales. Dedica un espacio a contar como se gestiona la empresa, las motivaciones y los esfuerzos que se realizan.

2      Tu local dice mucho de la filosofía de tu empresa.
¿Te ha pasado alguna vez que has entrado en una tienda y huele bien, a flores, todo está ordenado y con colores cálidos? Deseas quedarte allí, te sientes cómodo, te invita a mirar. Antes de hablar con el dependiente apostarías el cuello a que es agradable y servicial. Asocias que el ambiente es agradable y por ende también debe serlo el trabajador.

consejos-para-cuidar-el-medio-ambienteCon la gestión ambiental pasa lo mismo. Cuando entro en un negocio y veo que las servilletas son de papel reciclado, que las luces son de bajo consumo o que hay un aparcabicis en la entrada, por ejemplo, entiendo que la empresa se compromete con la conservación del medio ambiente y garantizo una segunda visita.


3      
Habla con tus clientes.

No hay manera más eficaz de trasmitir algo que contarlo directamente. Al igual que les cuentas a tus clientes las ofertas de la semana, ¿por qué no hacerlo con la elección de los proveedores o con la adquisición de papel libre de cloro? Por qué no decirle al cliente, ¿sabe qué con esta compra contribuye usted a la plantación de un árbol porque mi empresa está asociada a una campaña de reforestación?

Fuentes de información:
* Datos extraídos del informe de Ecovalia, Asociación Valor Ecológico. (2013)
Brasil expedienta a Zara por un escándalo de esclavitud en sao Paulo. www.lavanguardia.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies