Tag: educación no formal

¿Cómo iniciar un curso educativo?

La importancia de la fase de presentación de un curso formativo

Durante el pasado mes de abril diseñé e impartí un curso de formación en Animación Sociocultural para educadoras de personas con discapacidad, trabajadoras en la entidad ASPANDEM. Desde el principio me he sentí muy emocionada con este proyecto y el resultado fue un curso intenso donde aprendí algunas premisas que creo básicas a la hora de desarrollar un curso de formación. Mi deseo es compartir algunas de ellas en este artículo.

Imagen de uno de lo momentos del curso
Imagen de uno de lo momentos del curso

Leer más…

Aportaciones de la educación ambiental a la intervención social

 
Experiencias en contextos de exclusión social

Foto original de Magis 2011

 

La educación ambiental nada tiene que ver en principio con la intervención de personas en riesgo de exclusión social. Sin embargo, la base metodológica de trabajo con la que se caracterizan sus proyectos ayuda a las personas en su proceso de socialización y desarrollo personal. Favoreciendo el desarrollo de la inteligencia emocional del individuo al establecer una comunicación y armonía con su entorno –tanto ambiental como social- y un crecimiento interior promovido por las creencias, valores y conductas adquiridas.
Así pues, los proyectos que se desarrollan en el marco de esta justificación consiguen un doble objetivo. Por un lado, utilizar la educación ambiental como herramienta para un adecuado crecimiento personal y social de la persona en situación de exclusión social, y al mismo tiempo educar para una ciudadanía participativa y concienciada con su medio.
¿Qué aporta la educación ambiental a la educación social  en contextos de exclusión?
Para entender lo que la educación ambiental aporta a la educación social  debemos tener presente que, tal y como indica de la Riva, F., 1998, “no hay transformación social, no hay cambio de actitudes y conductas sociales, sin aprendizaje de nuevos valores y aptitudes, conocimientos y capacidades que hagan posible ese cambio”. Si queremos cambiar debemos aprender a hacerlo. O dicho de otro modo, todo proceso de intervención tiene una dimensión educativa. Así pues, la educación ambiental contribuye a generar nuevos valores en el individuo, tales como:
  •  Colectividad
La educación ambiental trabaja con y desde la comunidad. Busca eliminar el sentimiento de individualismo tan común en nuestra sociedad, porque solo entendiendo que todos formamos parte de la misma realidad se aúnan fuerzas para cambiarla.
Así pues se promueve en el individuo un cambio de actitud con respecto al grupo, pues establece relaciones de cooperación, de afecto, emociones, etc. Interioriza que necesita a su grupo y a la vez se siente parte imprescindible del mismo.
  • Creatividad
Quizás sea por su recorrido histórico, por la complejidad de acción o por el hecho de que se desarrolla en la educación no formal, pero lo cierto es que un proyecto de educación ambiental posee un alto grado de creatividad.
Las personas que trabajan su creatividad refuerzan su crecimiento mental, pues les permite descubrir nuevas herramientas para resolver los problemas a los que se enfrentan cada día. Les ayuda a expresar sus emociones y sentimientos, eso favorece su socialización y facilita la comunicación con los demás.
  • Participación Social.
Para transformar la realidad socioambiental, la educación ambiental utiliza estrategias pedagógicas que promueven la implicación, tanto del individuo como de la comunidad. En este sentido, la participación es objeto prioritario de la educación ambiental, pero al mismo tiempo es en si misma una herramienta pedagógica, pues se aprende a participar participando.
Por ello, con el desarrollo de la educación ambiental se promueve la participación del individuo que poco a poco interioriza una implicación en la sociedad en la que vive, asumiendo sus problemas, retos, responsabilidades, y derechos.
  • Autonomía.
Otro objetivo de la educación ambiental es dotar de herramientas al destinatario para la búsqueda de soluciones ante los retos que se le plantea. En este sentido, si desarrollamos proyectos ambientales en contextos de inadaptación social estaremos enseñándoles a buscar soluciones, les enseñamos a ser resolutivos, a encontrar respuestas, a poder hacer las cosas por si mismos.
  • Sentido crítico.
La naturaleza de la educación ambiental es el análisis socio-crítico de la realidad y requiere un pensamiento crítico –en el que nos cuestionemos las cosas, la inconformidad con el modelo que nos venden, la necesidad de cambios…- para conseguir la transformación necesaria. El individuo se ve envuelto en un proceso de aprendizaje que impulsa su capacidad de análisis e interpretación de la realidad, favoreciendo la comprensión y transformación de las misma.
Artículo original publicado en el blog del movimiento #EA26.

Leer más…

Fábulas y cuentos

Herramientas de la educación no formal:

fábulas y cuentos

Herramienta 3: El uso de las fábulas y los cuentos en la educación no formal.

Imagen del blog "Lecturas PREZIpitadas para chicos impacientes"
Imagen del blog “Lecturas PREZIpitadas para chicos impacientes”

“Érase una vez un leñador que todos los días iba al bosque a cortar leña. Ya fuera con lluvia o con un insoportable calor, no faltaba ni un solo día al bosque. Después de su jornada, al anochecer, el leñador se reunía en un claro del bosque con el resto de sus compañeros, que trabajaban en el mismo bosque que él. Y cada noche, con un gran pesar, el buen leñador comprobaba que el resto de leñadores habían cortado mucha más leña que él.

Leer más…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Centro de preferencias de privacidad

Necessary

Advertising

Analytics

Other